Categoría: Sin categoría

¡Sorpresas únicas!

¡Sorpresas únicas!

Las chicas esperan el tan ansiado anuncio. Sus caritas llenas de sorpresa y de emoción, las palmas y el corazón a todo lo que da. Hasta que finalmente el conductor dice el nombre del artista invitado y miles de gritos que estallan y colman el lugar de felicidad, que hacen sentir que la espera valió la pena y que pronostican que la mejor noche de sus vidas acaba de llegar.

Detrás de cada artista, de cada show que las chicas viven, hay una gran búsqueda, una elección. Es imprescindible que haya una conexión entre ellos y las chicas, pero también entre ellos y FunTime. Nosotros elegimos a los artistas y ellos también nos eligen a nosotros. Les gusta venir, les encanta la energía, la felicidad de las chicas y los emociona festejar los 15 junto a ellas. Nosotros convocamos artistas que no solo sean exitosos en lo que hacen, son grandes talentos, pero que, además, tienen nuestros mismos valores.

En uno de los viajes, al finalizar su show, Abel Pintos nos decía: “Fue genial la verdad. Gracias a todos los que hacen FunTime por darme esta oportunidad, y gracias también a todos los padres y a todas las familias y amigos de estas chicas, porque seguramente sea un sacrificio y un esfuerzo muy grande para muchos, pero verdaderamente están pagando un sueño y eso no tiene precio. Esto no lo van a olvidar nunca, y va a marcar sus vidas de una forma muy feliz”.

Y para nosotros lo que no tiene precio es recibir mensajes como este, y como los de las chicas y los padres, contándonos cómo viven la experiencia FunTime.

Cada show fue único. Por nuestros escenarios pasaron estrellas como Luis Fonsi, Carlos Baute, Axel, Lali Espósito, Miranda, Abel Pintos, Julián Serrano, Lio Ferro, Toco Para Vos, Mano Arriba, Rombai, Bajo Ningún Término y Márama, entre otros.  Y ese mismo criterio que utilizamos al seleccionar a los artistas, es el que usamos para preparar cada una de las sorpresas de este increíble sueño. Las chicas disfrutan de las cosas que verdaderamente les gustan, pero nunca dejando de lado el cuidado hacia ellas. Porque cada cosa que pasa en FunTime es una enseñanza, una vivencia que les va a quedar para toda la vida. ¡Ahora, estamos preparando FunTime Diciembre 2017 que se viene con todo!

¡Los quiero!
Lily
Un viaje con miles de historias

Un viaje con miles de historias

La reunión informativa acaba de terminar y yo estaba juntando mis cosas.

—Disculpanos Lily —me dijeron unos padres que se acababan de acercar.

—Hola ¿Cómo están? ¿Les gustó la reunión? ¿Les quedó alguna duda?
—Sí, nos encantó de hecho acabamos de hacer la reserva.
—¡Ay, pero qué bueno! —dije mirando para todos lados para ver dónde estaba la hija para felicitarla.
La madre parece que se dio cuenta y enseguida me avisó que Sol no había ido a la reunión.
—Es una sorpresa —me dijo.
—¡Qué lindo! seguro se va a poner muy contenta.
—Sí, este viaje es lo que ella más quiere en el mundo.
—Bueno, genial, no se va a arrepentir —dije y me quedé esperando que me comentaran para qué se habían acercado. Pero los papás se miraban y no me hablaban. Yo no quería incomodarlos preguntándoles qué me querían decir, así que ahí estábamos los tres callados.
—Ustedes dicen que el viaje empieza ni bien te anotás —dijo por fin el papá.
—Sí, claro. Porque las chicas ni bien se inscriben pueden entrar a una comunidad virtual, cerrada y exclusiva de FunTime, donde conocen a todas las chicas que van a viajar con ellas y se hacen amigas. Pero además, porque hay fiestas y eventos antes del viaje, para que las chicas….
—Sí, sí —me interrumpió el papá —estuvimos viendo videos y están buenísimas las fiestas, pero lo que queríamos decirte era otra cosa –los dos se miraron.
—A mí me agarró una especie de curiosidad y también de temor ¿qué podía ser tan secreto como para no poder decirlo de una?
—¿Se lo digo yo o se lo decís vos? —Le preguntó ella a él.
—Decile vos.
Yo intentaba mantener mi sonrisa, pero empezaba a impacientarme.
—Bueno, díganlo, sin miedo, que no muerdo —los dos se rieron.
—No, es que nuestro miedo es que nos digas que no.
—Bueno, voy a intentar decir que sí, pero cuéntenme de qué se trata —por mi cabeza pasaron miles de opciones, hasta llegué a pensar que me iban a preguntar si podían viajar con su hija.
—Bueno —dijo la mamá —tal como te comentamos, ustedes dicen que el sueño empieza cuando te anotás y nosotros sabemos que uno de los sueños de nuestra hija sería que vos le contaras que está anotada y que ella va a festejar sus 15 con FunTime.
Me sentí tan aliviada que el “Sí” que me salió fue casi un grito.
Los papás sonrieron y se abrazaron.
—¿Vos le podrás grabar el mensaje ahora en nuestro celular así le damos la sorpresa hoy mismo?
—Sí, claro —dije y me acaricié un poco el pelo como para peinarme.
La mamá sacó una hojita.
—Acá te hicimos unas palabras que nos gustaría que dijeras.
—Ah, bueno, pero qué producción —dije.
Agarré el papel con algo de miedo, porque no tenía idea de lo que podía llegar a decir y no quería herir sus sentimientos si les llegaba a tener que decir que eso no lo iba a poder leer.
—Lo voy a leer primero para adentro para practicar —dije —y empecé a leer.
Los no me sacaban la vista de encima.
No llegué a la mitad y me emocioné muchísimo.
—Esto es hermoso —les dije —.
El texto hablaba desde el momento en que Sol había nacido, una beba prematura que había luchado mucho por salir adelante. De las noches interminables de sus padres sin dormir, del riesgo de vida y de la esperanza que nunca se había ido. De lo grande que estaba ahora, de la hermosa persona en quien se había convertido, que siempre ayudaba a sus hermanos menores, que siempre entendía la situación económica y que nunca pedía nada. Que incluso les había dicho a los padres que si no podían pagar este viaje ella lo iba a entender. Y que ellos habían podido pagar gracias a la colaboración de los vecinos, de los primos, tíos y abuelos, que este era un regalo muy especial y de todo corazón y que ella más que nadie se lo merecía. Después de que yo leyera todo eso, la idea era que, con mis palabras le diera la gran sorpresa.
Cuando terminé, los papás de Sol me abrazaron muy fuerte y me dijeron que no me daba una idea de lo feliz que la iba a hacer a ella.
Estamos a menos de un mes del viaje de Julio, un sueño del que Sol va a participar.
Hace unos días, recibí un mail con un video adjunto. El video era de Sol. La mostraba en el momento en que ella miraba el video que yo había grabado, en el que le contaba que iba a festejar sus 15 con FunTime. Sinceramente aunque intente explicarles lo que sentí al verlo no voy a estar ni cerca. Fue tal la emoción, tal la felicidad que no hay palabras. Y me puse a pensar cuántas historias como la de Sol habrá que quiero conocer… Cuando decimos que FunTime es mucho más que un viaje, también hablamos de esto. Atrás de cada viaje hay cientos de historias, hay miles de sueños, de esfuerzo, de felicidad plena de esos padres que lo dan todo por sus hijas y de hijas que aprenden a ser agradecidas por lo que tienen. Todo eso, a nosotros, nos llena el alma.

Leeré sus historias, espero sus comentarios.
¡Nos vemos muy prontito con todas las chicas de Julio 2017 para seguir construyendo hermosas historias de vida!
Los quiero mucho.
Lily
Fiesta de amigas

Fiesta de amigas

El viernes pasado vivimos, en Buenos Aires, otra de nuestras fiestas previas al viaje. Cada fiesta es única, pero todas tienen como objetivo que las chicas que están por viajar puedan ver y sentir un poquito de todo lo que van a vivir en Disney y en Miami, que se conozcan entre ellas y, obviamente, que la pasen increíble. Aunque ya perdí la cuenta de la cantidad de fiestas que hicimos a lo largo de todos estos años, de cada una me llevo una experiencia diferente, cosas que me sorprenden y que nunca me dejan de enriquecer. Que el viaje empieza mucho antes de salir de Ezeiza, es algo que las chicas saben y vivencian en todas las propuestas que les ofrecemos. Verlas esperar su sueño con tantas ganas es algo que siempre nos llena el corazón.

Las luces del escenario se reflejaban en las caras de las chicas que no paraban de cantar. La noche estaba hermosa, el clima de energía y felicidad era alucinante. La primera banda ya había sonado y el siguiente invitado sorpresa estaba a punto de subir. Yo miraba para todos lados, cada sonrisa, las manos en alto, los ojos brillantes y húmedos de emoción, miles de celulares por todos lados, registrándolo todo, grabando, sacando fotos para compartir con  amigas. Poder ver que lo que preparamos con tanta dedicación hace felices a las chica es el mejor regalo para nosotros. Escuchar como gritan de alegría cuando después de tanto esperar por fin descubren a las estrellas que van a dar shows exclusivos para ellas, escuchar como gritan de entusiasmo cuando el conductor dice los nombres de los grupos que se leen en las banderas que las chicas llevaron, escuchar como gritan de emoción cada vez que les preguntamos “¿FunTime está?”, es increíble.

Pero hay algo especialmente movilizador para nosotros y es verlas interactuar. Desde el momento en que las chicas se anotan para festejar sus 15 con FunTime, pueden acceder a “FunTime Community”, una red social exclusiva para ellas, que les permite conocerse y empezar a armar los grupos para compartir habitaciones y buses. Es una herramienta super útil e interesante, porque las chicas ya empiezan a armar su vínculo desde muy temprano. Pero lo que pone sumamente feliz, es que más allá de la era virtual y cibernética que estamos viviendo, las chicas siguen necesitando y valorando el contacto humano, ese que tenía yo, que tenían todos los padres cuando éramos chicos. Esas amistades “en persona” que no se reemplazan con nada.

—¡Vengan, son ellas! —le dijo una chica a otras dos y todas se acercaron a un grupito. Después de risas y abrazos, todas fueron para el escenario para seguir disfrutando juntas del show.

Algunas quedan en encontrarse en un lugar determinado, otras acuerdan ir vestidas de alguna manera en especial para reconocerse, también vi chicas que pasaban gritando la fecha de su salida, para encontrarse con otras.

“¿Alguna de diciembre 2018?” y cuando había coincidencia era hermoso verlas festejar.

Un poco más lejos, una chica que miraba para todos lados, gritó:

—”¿Jazu?” —y se acercó a otra chica.
—¡Sí! ¿Lara? —le gritó la otra —¡Por fin! —y se pusieron a charlar como si se conocieran de toda la vida.

Me quedé un rato mirándolas, me emocionaba saber que esa relación la habían empezado a construir desde FunTime. Algo que estaba tomando forma, que de lo virtual pasaba a lo real, me las imaginaba compartiendo el viaje, haciéndose amigas inseparables, de esas que duran para siempre. Yo tengo mejores amigas que conocí en el secundario, a la misma edad que las chicas. Y seguramente a muchos que están leyendo esto les pasa lo mismo. Esas amistades que  surgieron en una era diferente, un tiempo de cartas de papel y letra desprolija, entregadas en mano. Pero, sin importar la era, todas las amistades siguen teniendo los mismos valores. Y de eso hablamos cuando decimos que FunTime es mucho más que festejar los 15, FunTime es festejar la vida.

Los quiero
Besos

Lily

Libertad interior

Libertad interior

Hace poco fue El Día De La Mujer. Todas conocemos la historia de aquella fábrica que se incendió, en la que había mujeres que estaban luchando por sus derechos. Creo que pasan los años y todas seguimos llevando dentro nuestro un poco de esas mujeres. Por un lado está la libertad que con el tiempo y la lucha van concediendo las sociedades, las leyes, las costumbres de cada país, de cada religión. Pero también está la libertad interior que cada una de nosotras se permite disfrutar. Y es de esa libertad de la que hoy tenía ganas de hablarles.

Todos los días, hacen más de 27 años, vuelvo a elegir mi trabajo, las cosas que me gusta hacer, como me relaciono con mi familia, lo que comparto con ellos, lo que comparto conmigo misma. También me siento libre al elegir no hacer ciertas cosas o resignar otras por la gente que amo. Eso que ustedes hacen con tanto cariño, al permitirles a sus hijas volar y festejar sus 15 como ellas lo soñaron.

A mí me emociona y admiro verlas y verme trabajar, ir de compras, salir con amigas, ocuparnos de nuestras familias, estar en cada detalle para que no le falte nada a nadie y como si fuera poco dedicarnos tiempo a nosotras mismas. Pero también es cierto que vivimos a las corridas, que el tiempo no nos alcanza y que a veces las obligaciones nos superan y no siempre podemos elegir. A veces nos parece que son muchas las ocasiones en que tenemos que resignar nuestras ganas. Por eso mismo me parece que nunca debemos dejar de sentirnos libres, incluso cuando nos gustaría serlo mucho más. Se trata de mantener viva la sensación aunque sea con pequeñas cosas, aunque sea un ratito cada día.
Cuando hace muchos años nosotros pensamos en FunTime, lo hicimos también con la idea de darles a las chicas libertad. Libertar de elegir festejar sus 15 de una manera diferente, libertad de elegir nuevas amigas, de estar lejos de los padres y seguir creciendo, conociéndose.
De ese mismo modo surgió Ladies Week, un viaje en el que las mujeres viajan a Nueva york para sentirse libres de todas las obligaciones, para reencontrarse con ellas mismas y con el tiempo de poder hacer lo que desean. Dentro de muy poquito, en mayo de este año, tenemos nuestra primera salida y estamos ansiosos de ver cómo las madres pueden experimentar la misma sensación de libertad que sienten sus hijas cuando viajan con nosotros. Cada una desde su lado, desde sus necesidades y sus tiempo. Cada etapa de la vida es diferente y cada mujer es diferente, pero hay algo que nos une a todas: el amor y la pasión por dejar ser libres a los otros y por encontrar nuestra propia libertad.

¡Las quiero mucho!

Lily

Dejarlas volar

Dejarlas volar

Un día, después de una reunión informativa, se me acercó un papá:

—Mi hija y mi mujer ya vinieron a la reunión y están convencidas de que lo que quieren es que Belu festeje sus 15 con FunTime.
—Buenísimo —le dije
—Ellas no saben que yo vine y no quiero que sepan porque no me gustaría desilusionar a Belu. Pero yo no estoy tan convencido.
Le pedí al papá que me siguiera, subimos las escaleras y nos sentamos en mi oficina. —Contame ¿qué es lo que te hace dudar?
—Tener a mi hija a tantos kilómetros de distancia, y no es que no confíe en ustedes, pero me cuesta pensar en que esté tan lejos de nosotros.

Yo entendía perfectamente lo que le pasaba a este papá, a mí misma como madre seguramente también me pasaría. Pero también sabía que si el papá había venido hasta acá a escuchar la reunión y a charlar conmigo era porque dentro suyo también quería cumplirle el sueño a su hija.

—¿Viste todos los padres que había hoy en la reunión? —le pregunté – multiplicá eso por miles y miles de padres que son los que anotaron a las chicas durante todos estos años ¿Pensás que a todos ellos no les pasaba lo mismo que a vos? Lo que sentís es lo más normal.

El papá me miraba y esbozaba una pequeña sonrisa.

—Ahora cuando bajemos —seguí —te voy a pedir un favor. Hablá con otros padres, preguntales que sienten ellos y vas a ver que lo que te digo es así. Obviamente la decisión es de ustedes y es más que respetable, pero te pido algo más, entrá a Facebook y leé los comentarios de los papás de las chicas que ya viajaron y te vas a dar cuenta de que todo ese miedo se va cuando ven la cara de felicidad de las chicas. Y cuando vuelven y las escuchan decir ¨gracias¨ no hay palabras para explicarte lo que sienten.

Obviamente Belu viajó, y después el papá me escribió un mail hermoso contándome lo feliz que estaba de haber dejado de lado sus miedos y sus deseos de estar con ella, para cumplirle el sueño.
El viernes vivimos una fiesta impresionante con las chicas que van a viajar en el 2016, 2017, 2018 y 2019. Y mientras miraba sus caras, llenas de felicidad, de pasión, había algo en lo que no podía dejar de pensar: Los padres FunTime son increíbles. Porque ser padres FunTime es mucho más que anotar a sus hijas en el viaje. Los padres FunTime son aquellos que, quizás dejando de lado sus ganas de festejar los 15 con sus hijas, escuchan y aceptan el deseo de ellas. Son aquellos que viajan kilómetros y kilómetros para venir a la reunión informativa y aquellos que las traen a una fiesta, se quedan afuera esperándolas durante horas y se llenan de felicidad al escuchar los gritos de alegría de las chicas mientras escuchan a sus artistas favoritos. Son aquellos que duermen con el celular prendido durante 15 días por si a las tres de la mañana sus hijas necesitan contarles algo. Y los que se la pasan en Facebook para vivir el minuto a minuto del viaje. Son aquellos padres increíbles que finalmente hacen sus miedos a un lado para dejarlas  volar.
Besos, Lily.
¡Arriba!

¡Arriba!

Nos levantamos con todas las pilas, como cada mañana y fuimos a desayunar. Ese día nos tocaba Busch Gardens, un parque con las mejores montañas rusas, así que las chicas estaban llenas de energía y super excitadas. Bueno, no todas. Porque desde la otra punta, caminando despacio, casi arrastrando los pies, se me acercó Lara y me dijo:

—Yo no voy a ningún parque, me quedo acá.

Le pregunté qué le pasaba y le recordé que íbamos a Busch Gardens, ese parque increíble que todas tanto esperan, en el que…

Lara ni me dejó terminar —No me importa, no voy, me siento mal.

Después de 26 años, puedo tomarme el atrevimiento de decir que sé lo que les pasa a las chicas con sólo mirarlas. Con ese mal humor, lo único que tenía Lara era sueño.

—Bueno, si te sentís mal, llamamos al médico —le dije.
—Ok, llamalo.

Así que todo el grupo se fue a Busch Gardens mientras Lara, Guido y yo nos quedamos esperando al médico.

—Igual, aunque el médico diga que no tengo nada, si no quiero ir no voy —me dijo —ya tengo 15 años y puedo decidir.

El mal humor de Lara me hacía acordar cuando yo era chica y tenía que levantarme temprano para ir a la escuela. La entendía perfectamente, pero obviamente Busch Gardens no era la escuela, así que yo no podía permitir que se lo perdiera. Ya había una chica que se iba a quedar en el hotel con una de las coordinadoras porque estaba con unas líneas de fiebre, así que era fácil dejarla a ella también y listo. Pero ese no era el caso. Aunque en ese momento Lara no pudiera verlo de ese modo, yo sabía que si ella se quedaba, después de dormir un rato, y ya sin sueño, se iba a enojar con ella misma por no estar pasándola increíble con todas sus amigas.

— Justamente porque tenés 15 años, nosotros vamos a decidir lo mejor para vos. Si el médico dice que te tenés que quedar, nos quedamos. Pero si dice que estás bien, nos subimos los tres al micro que nos está esperando afuera y te vas a pasar un día increíble arriba de las montañas rusas.

Vino el médico revisó a Lara, nos dijo que estaba perfecta de salud y nos subimos los tres al micro.
El viaje duró una hora y media. Lara se sentó con los brazos cruzados, mirando por la ventana y, por supuesto, sin dirigirme la palabra. Después, se quedó dormida.
Antes de bajar le dije:

—Cuando volvamos al hotel quiero que vengas y me digas cómo la pasaste.

Vivimos un día espectacular y obviamente la vi a Lara arriba de cada montaña rusa feliz con todas sus amigas.

Cuando llegamos al hotel, las chicas se fueron a sus habitaciones a bañarse y a descansar. Yo estaba en uno de los pasillos conversando con los coordinadores cuando de pronto sentí algo de atrás que se abrojó a mi cintura y me dijo: “Gracias, gracias, gracias…”

Así como ocurre en casa, durante los 15 días de viaje hay decisiones que las chicas pueden tomar y otras que las tomamos los adultos, porque sabemos lo que es mejor para ellas. Y eso es lo que deja a las familias tranquilas, saber que hay un grupo de profesionales acompañando a cada una de las chicas para que su experiencia sea la mejor. A veces hay situaciones que tienen que ver con su seguridad, otras con el entretenimiento o con las relaciones de amigas. Pero en todos los casos, tratamos de ponernos en el lugar de los padres y hacer que las chicas estén, ante todo, bien cuidadas y contentas. Aunque para eso, en ocasiones, tengamos que contradecirlas. Porque lo más importante para nosotros es ver esas sonrisas que tan felices nos hacen a todos.

 

¡Feliz Día de la Madre!

Remeras, camisas, polleras, pantalones, shorts, pantaloncitos, remeritas y shortcitos. La valija estaba lista para ir a Ezeiza y acompañar a las chicas a cumplir su sueño. Y mis dos hijos, de 8 y 4 años, también. FunTime nació cuando Ezi y Guido eran chicos, después vino Mati, mi tercer hijo. Así que, durante los primeros años, a veces juntos, otras por turnos, ellos viajaban conmigo. Porque, así como lo hago hoy, yo viajaba durante 15 días, tres veces por año. Era difícil pensar en estar todo ese tiempo lejos de los chicos y para ellos venir era lo mejor: Disney y varios tíos postizos que los malcriaban. Después, cuando fueron creciendo, cada uno empezó con sus cosas y yo empecé a viajar sola. Los seguía extrañando, claro. Pero el hecho de que ya fueran más grandes y recibir todo el cariño de las chicas, lo hacían todo mucho más fácil. Y lo sigue haciendo, porque durante 15 días, yo tomo a sus hijas un poquito prestadas y las cuido, las aconsejo y las mimo como si fueran propias.

Mis hijos crecieron con FunTime y hoy tengo la suerte de compartir mi trabajo con uno de ellos, Guido, el Productor General, con el que sigo viajando. Las mamás sabemos que no siempre es fácil trabajar, sea fuera o dentro de casa y poder estar todo el tiempo que nos gustaría con nuestros hijos. Pero siempre terminamos haciendo esos malabares que parecen imposibles y estirando el tiempo mágicamente para poder hacerlo y disfrutarlos.

Quiero desearles a todas las madres que tengan un día hermoso, lleno de besos y abrazos, y que siempre sigan encontrando esos momentos de felicidad para estar con sus hijos. ¡Porque solo nosotras sabemos que para entender lo que se siente ser mamá hay que vivirlo!
¡Besos para todas!
 Lily.
dsc00117-1-1
Inicio de mi Blog

Inicio de mi Blog

Cuando tenía 15 años, soñé con festejarlos en Disney, pero en ese momento no pude cumplirlo. Y quizás fue la fuerza y la magia de un sueño como ese, o quizás lo tenaz que soy cuando quiero conseguir algo, o probablemente todo eso junto, que hizo que hace 25 años naciera FunTime: un increíble viaje de 15 en Disney, Miami y el Caribe.

La idea de este blog surgió ante mis ganas de compartir las increíbles historias que vivo junto a las chicas, antes, durante y después de los viajes. Me pareció egoísta quedármelas. Y pensé: si compartí ese gran sueño que me persigue desde que era una nena, a través de los viajes que hacen las chicas, por qué no compartir también cómo los vivimos.

¡Ah, y prepárense! Porque, así como un día soñé con las chicas, últimamente estoy teniendo muchos sueños con todas sus familias y los pienso cumplir!

¡Besos! Lily