Etiqueta: firenze viajes

Alegría que contagia

Alegría que contagia

Estábamos por hacer el check in con las chicas, cuando se me acerca una señora.

—Disculpe, me dicen que es con usted con quien tengo que hablar.

Lo primero que pensé, fue que tenía una hija o una sobrina, y ya estaba por decirle que me dejara su teléfono y que las chicas de la oficina la iban a llamar.

—¿Todas estas chicas van a viajar en el avión? —me preguntó.
—Sí, estamos yendo a Miami, para…
—Tiene que ser un chiste, le tengo miedo a los aviones, lo único que quiero hacer es dormir todo el viaje y va a ser imposible pegar un ojo.

Yo miré a las chicas que en ese momento no hacían otra cosa que charlar tranquilas y preocuparse por tener sus documentos consigo, tal como les había dicho yo unas dos mil quinientas veces. Menos mal que la señora no las había visto en Disney cantando, gritando, bailando, pensé

Yo entendía a la señora. Muchas veces las caras de las personas cuando ven semejante cantidad de chicas pasan primero por asombro y sonrisas hasta transformarse en preocupación. Pero habiendo viajado con ellas durante tantos años, sabía que todo estaba bajo control.

La señora seguía:

—Usted no entiende, tengo el casamiento de mi hija en Miami, salvo situaciones como esas, yo no viajo en avión. Y lo peor de todo es que con tantos nervios y emoción, me olvidé las pastillas para dormir arriba de la mesa. Ya le avisé a la compañía que si me ven durmiendo, no me despierten para comer y pedí el asiento del lado de la ventanilla para que mi compañero no me despierte cuando quiera pasar para ir al baño. Pero resulta que me toca volar con doscientas chicas que no van a parar de gritar en todo el viaje y…
—Quédese tranquila —la interrumpí —Nadie puede viajar con doscientas personas gritando y eso no va a pasar. ¿Ve esos chicos y chicas que están con ellas? Son los coordinadores, esa señora, supervisora de coordinación y estoy yo. Las chicas no viajan solas.
—Todo muy lindo, pero no me imagino cómo van a hacer para que no me despierten y este va a ser el peor viaje de mi vida – me dijo la señora y se fue otra vez a su lugar en la fila, que otra pasajera le estaba cuidando.

Subimos todos al avión, pasé por los asientos de las chicas para ver si alguna necesitaba algo y vi a la señora sentada con los ojos cerrados, agarrada de los apoyabrazos con tanta intensidad como si no los fuera a soltar nunca más, y diciendo algo en voz baja, que supongo sería algún rezo.

Horas después, el avión aterrizó, se escucharon aplausos, gritos y todos empezamos a prepararnos para bajar.

Yo estaba agarrando mi valija de mano, cuando me tocaron el hombro. Era la señora.

—¿Y? ¿qué tal? ¿Pudo dormir? —Le pregunté.
—No dormí nada. Sin mis pastillas es imposible, pero estuve todo el viaje escuchando las charlas de las chicas. Hablaban de sus vestidos, de Disney, de las fiestas. Me acordé mucho de mi hija a esas edad, sus 15 y pensar que ahora voy a su casamiento. No le voy a decir que no tuve miedo, pero la verdad, creo que fue mi mejor viaje. No hice otra cosa que pensar en cosas lindas, las chicas me transmitieron toda su alegría.

Hace apenas unas horas, el último de los vuelos aterrizó en Miami. Estamos todos más que listos y con todas las energías para vivir este sueño con todo!  Es inmensa la felicidad que siento de compartir con las chicas, y con todas sus familias, esta increíble experiencia llena de expectativas, de emociones y de esa hermosa alegría de las chicas que contagia!

¡Seguimos en contacto!

Besos, Lily

Dejarlas volar

Dejarlas volar

Un día, después de una reunión informativa, se me acercó un papá:

—Mi hija y mi mujer ya vinieron a la reunión y están convencidas de que lo que quieren es que Belu festeje sus 15 con FunTime.
—Buenísimo —le dije
—Ellas no saben que yo vine y no quiero que sepan porque no me gustaría desilusionar a Belu. Pero yo no estoy tan convencido.
Le pedí al papá que me siguiera, subimos las escaleras y nos sentamos en mi oficina. —Contame ¿qué es lo que te hace dudar?
—Tener a mi hija a tantos kilómetros de distancia, y no es que no confíe en ustedes, pero me cuesta pensar en que esté tan lejos de nosotros.

Yo entendía perfectamente lo que le pasaba a este papá, a mí misma como madre seguramente también me pasaría. Pero también sabía que si el papá había venido hasta acá a escuchar la reunión y a charlar conmigo era porque dentro suyo también quería cumplirle el sueño a su hija.

—¿Viste todos los padres que había hoy en la reunión? —le pregunté – multiplicá eso por miles y miles de padres que son los que anotaron a las chicas durante todos estos años ¿Pensás que a todos ellos no les pasaba lo mismo que a vos? Lo que sentís es lo más normal.

El papá me miraba y esbozaba una pequeña sonrisa.

—Ahora cuando bajemos —seguí —te voy a pedir un favor. Hablá con otros padres, preguntales que sienten ellos y vas a ver que lo que te digo es así. Obviamente la decisión es de ustedes y es más que respetable, pero te pido algo más, entrá a Facebook y leé los comentarios de los papás de las chicas que ya viajaron y te vas a dar cuenta de que todo ese miedo se va cuando ven la cara de felicidad de las chicas. Y cuando vuelven y las escuchan decir ¨gracias¨ no hay palabras para explicarte lo que sienten.

Obviamente Belu viajó, y después el papá me escribió un mail hermoso contándome lo feliz que estaba de haber dejado de lado sus miedos y sus deseos de estar con ella, para cumplirle el sueño.
El viernes vivimos una fiesta impresionante con las chicas que van a viajar en el 2016, 2017, 2018 y 2019. Y mientras miraba sus caras, llenas de felicidad, de pasión, había algo en lo que no podía dejar de pensar: Los padres FunTime son increíbles. Porque ser padres FunTime es mucho más que anotar a sus hijas en el viaje. Los padres FunTime son aquellos que, quizás dejando de lado sus ganas de festejar los 15 con sus hijas, escuchan y aceptan el deseo de ellas. Son aquellos que viajan kilómetros y kilómetros para venir a la reunión informativa y aquellos que las traen a una fiesta, se quedan afuera esperándolas durante horas y se llenan de felicidad al escuchar los gritos de alegría de las chicas mientras escuchan a sus artistas favoritos. Son aquellos que duermen con el celular prendido durante 15 días por si a las tres de la mañana sus hijas necesitan contarles algo. Y los que se la pasan en Facebook para vivir el minuto a minuto del viaje. Son aquellos padres increíbles que finalmente hacen sus miedos a un lado para dejarlas  volar.
Besos, Lily.
Inicio de mi Blog

Inicio de mi Blog

Cuando tenía 15 años, soñé con festejarlos en Disney, pero en ese momento no pude cumplirlo. Y quizás fue la fuerza y la magia de un sueño como ese, o quizás lo tenaz que soy cuando quiero conseguir algo, o probablemente todo eso junto, que hizo que hace 25 años naciera FunTime: un increíble viaje de 15 en Disney, Miami y el Caribe.

La idea de este blog surgió ante mis ganas de compartir las increíbles historias que vivo junto a las chicas, antes, durante y después de los viajes. Me pareció egoísta quedármelas. Y pensé: si compartí ese gran sueño que me persigue desde que era una nena, a través de los viajes que hacen las chicas, por qué no compartir también cómo los vivimos.

¡Ah, y prepárense! Porque, así como un día soñé con las chicas, últimamente estoy teniendo muchos sueños con todas sus familias y los pienso cumplir!

¡Besos! Lily